Veritas

El viaje hacia uno mismo es, sin duda, muy doloroso pues nos descubre quiénes somos en realidad, no quienes pretendemos o pretendimos ser. Hay quienes reniegan de la verdad y hasta se burlan de ella; otros la admiten a regañadientes y a ratos arremeten contra ella; están, por último, los humildes, los pobres de espíritu, a quienes, aun cuando les sorprenda y sobrecoja, la abrazan pues saben que sólo en la verdad, por enojosa que parezca, vive uno en paz ¿Dónde me encuentro yo? En el medio: unas veces la abrazo y doy gracias a Dios por habérmela revelado; otras, en cambio, pataleo y no siento sino deseos de aplastarla, aunque luego me arrepienta. Me queda todavía un largo camino por recorrer, me temo. Me esperan decepciones, pero también alegrías y satisfacciones. De momento, no doy abasto con los vendajes y los ungüentos cicatrizantes.

Pese al cansancio ( son más de las 5 y cuarto de la madrugada y no he logrado dormir ni un solo instante en esta larga noche) y al dolor, mantengo la esperanza.

Hace un rato leí en una de mis viejas libretas estas bellas palabras: 

Tú endulzarás mi última amargura,

tú aliviarás el último cansancio,

tú cuidarás los sueños de la noche,

tú borrarás las huellas de mi llanto.

 

Con ellas me marcho de nuevo a la cama.

Anuncios

3 comentarios to “Veritas”

  1. LAMBERTUS Says:

    BUENAS NOCHES O BUENOS DIAS, ME ENCANTAN TUS PALABRAS Y LAS FRASES SACADAS DEL OLVIDO

  2. NYC 1989 Says:

    ¿ CUANDO SABES REALMENTE QUIEN ERES Y COMO SE HACE PARA LLEGAR A SABERLO?
    UN BESO, ERES MUY VALIENTE. ME ALEGRO MUCHO QUE NO TE RINDAS

  3. zambullida Says:

    @ Lambertus: Gracias por leerme.

    @ NYC: El conocimiento de uno mismo es arduo y lleva tiempo. Uno raras veces se ve a sí mismo. Nos vemos en los demás: aquello que nos disgusta en el otro suele ser lo que nos disgusta de nosotros y aquello que nos atrae, lo que nos gusta. Yo llevo ya muchos años en esto y todavía me queda un rato. Además de conocerse uno tiene que aceptarse; la aceptación resulta, al menos en mi caso, muy difícil. Hay libros de autoayuda (he leído sólo un par de ellos, pero pueden resultar útiles), hay psicólogos, hay terapias de grupo…, y, además, está Dios: si uno le mira de frente, acaba por conocerse. Gracias por tus ánimos y ¡bienvenida a mi blog!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: