Malditas expectativas

He amanecido, como viene siendo habitual en los últimos días, de mal humor. Me enfado conmigo misma por no ser capaz de madrugar. Me enfado también por ser capaz de acostarme pronto, pese a mis firmes propósitos, a causa de esa falta mía de organización y de mis problemas para conciliar el sueño. Le echo la culpa al blog de todos mis males( es un chivo expiatorio perfecto) y mantengo con él una relación de amor-odio. Sin embargo, pese a mis reiterados intentos, no puedo abandonarlo ¡Me es imposible! Había tratado, para evitar que me robara tiempo, postear un día sí y otro no. Tampoco lo he logrado. Parece que necesito expresarme, tanto como el dormir y como el comer o tal vez más. Puedo vivir sin muchas cosas, pero no puedo hacerlo sin escribir. Moriría.

El blog no es la causa de que la estabilidad que, tras mucho esfuerzo había logrado alcanzar, se haya esfumado dando paso al insomnio, a la angustia, a las contracturas, a la hiperactividad cognitiva, a la que incluso había logrado domeñar ¿Qué es  lo que me está desestabilizando? Lo de siempre: temo no cumplir las expectativas que los demás han depositado en mí. Ésta y no otra es la causa de que apenas emprenda acciones para potenciar mi blog, para buscar nuevos lectores. Soy dura de cerviz. NO TENGO QUE CUMPLIR LAS EXPECTATIVAS DE NADIE, NI SIQUIERA LAS MÍAS PROPIAS. Da igual que lo escriba con mayúsculas, que lo subraye, que lo escriba en colorines, no me entra en la cabeza. No hay manera.

Anuncios

6 comentarios to “Malditas expectativas”

  1. sunsi Says:

    Hola, Zambullida.

    He recalado en tu blog varias veces. No te sé decir por qué, pero no me atrevía a intervenir. Esta vez no puedo dejar de hacerlo.

    Sólo sé de ti que eres escritora… y me da la nariz que muy buena. Perdona… también me he dado cuenta de que eres una mujer con Fe. Si me lo permites, me gustaría decirte que el último paso, el más excelso… es llegar a ser una mujer de Fe. No te lo digo a ti… me lo digo a mí misma y lo comparto contigo. De las cosas más difíciles que existen, en el caso de mujeres que trabajan duro sin un horario que te venga marcado, es la benevolencia. A veces nos tratamos mal. Y te recoges en oración … y te das cuenta de que Dios nos quiere así… Por algo nos ha creado así. Nos mira con ternura… con mucha más ternura que nuestra mirada sobre nosotros mismos. Me identifico bastante con algunos de tus rasgos. Y hace poco decubrí que , como reza el título de un libro, nuestra mirada se ciega ante la Luz. Porque abrimos demasiado los ojos, queremos que todo esté controlado… y no es posible.

    “NO TENGO QUE CUMPLIR LAS EXPECTATIVAS DE NADIE, NI SIQUIERA LAS MÍAS PROPIAS.”

    Un buen lema, Zambullida. Me lo aplico.

    Un saludo afectuoso

  2. zambullida Says:

    @ Sunsi: Me has hecho llorar, querida. Muchas gracias. Y, ¡bienvenida a mi blog!

    @ PLPLE: Ser fiel a uno mismo es un buen lema.

  3. sunsi Says:

    Perdona, Zambullida. Me sabe mal. Espero y deseo no haberte hecho daño. Es que me angustié con tu entrada y quería darte apoyo.

    Un abrazo fuerte.

  4. PiensoLuegoPiensoLuegoExisto (PLPLE) Says:

    Fuera del tema religioso (no sé si decir que soy ‘ateo’, al menos puedo asegurar que no creo en religión alguna escrita y descrita hasta ahora), puedo decirte que el lema es cierto y que cuesta comprenderlo y nunca (repito, NUNCA) puede aplicarse del todo.

    Uno siempre tiene que mantener la permeabilidad con todo lo que nos rodea, y debe importarnos lo que la otra gente piense de nosotros o la imagen que demos. Pero nunca (repito otra vez, NUNCA) debemos permitir que ese interés sobrepase el bienestar de uno mismo. En cuanto eso sucede, nos convertimos en autómatas que siguen a la manada, sin pensar ni digerir nuestra vida, siendo exactamente lo que los demás quieren.

    La única espectativa que debes cumplir, es con tus bases morales, siendo fiel a tí misma. Uno puede fallar en cumplir sus propias metas, pero nunca se puede fallar con el interior mismo. Cuando lo primero ocurre, se lo llama experiencia. Y generalmente, es otra forma de crecer, y no una falla.

    Saludos y suerte
    PLPLE

  5. Espera sin expectativas « Zambullida's Blog Says:

    […] le brinda la vida. Es curioso: cuanto menos interés le echo, más consigo. Ya he aprendido que las expectativas ciegan: impiden ver la realidad y la belleza que ésta trae consigo. Ya no me preocupo tanto por […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: