Escritores

Cuando uno da a leer sus escritos a los amigos, le dicen, por lo general, que son maravillosos y es probable que no mientan ( o sí, ¿quién es el valiente que confiesa que un poema o un relato no valen nada?), pero también es posible que no entiendan de literatura. Sólo un verdadero escritor podrá emitir el dictamen. En mi caso fue un galardonado literato y magnífico escritor ( la fama y la calidad literaria no siempre van de la mano, de ahí el paréntesis) que me prometió por encima de todo sinceridad, porque con las cosas del escribir no se juega: no se puede hacer creer a uno que tiene talento cuando carece de él; no sólo el “desairado” vivirá en la mentira sino que a la larga  será mucho más doloroso. Quedé con él, charlamos y le pasé unos cuentos y  mi  ensayo (por aquel entonces no existía la novela). Tardó semanas en contestarme e incluso llegó a extraviar mi manuscrito. Finalmente, un día llego el tan esperado e-mail, que todavía conservo y releo.  “Usted es escritora”, decía, entre otras cosas, y, desde entonces, me lo ha vuelto a repetir varias veces.  Huelga decir que no siempre me lo creo. Descubrí con perplejidad que no era lo mismo escribir que ser escritor y, con el tiempo, he aprendido que no todos los que publican, aunque escriban, son escritores.

Anuncios

2 comentarios to “Escritores”

  1. ana Says:

    Esto que tan bien has sabido transmitir se deja sentir cuando te paras a veces en las estanterías de los best-sellers. A mí me encanta ir a las librerías de viejo, o a esas librerías pequeñas y como escondidas, que pasan desapercibidas… en sus rincones encuentras muchos de esos escritores que lo son.

    Y es cierto… dejar vivir a alguien en la ilusión de ser lo que no se alcanza en el sentir, en el latir, o en el respirar… es el más cruel de los desafectos. Pero no es menos cierto que a la gente le gusta vivir así; con es querer que nunca nadie les rompa su vanidad, la soberbia de su mirada. Es difícil ser sincero. Y se interpreta siempre del lado más equivocado.

    Me ha encantado tu entrada, gustosamente se le enseñaría a alguien… pero me temo que es mejor el silencio.

    Ha sido una prodigiosa casualidad dar con tus palabras. Recalaré muy a menudo por tu casa. Gracias.

  2. zambullida Says:

    Gracias a ti, Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: