Insomnio

Parece que soy incapaz de darle a mi cuerpo el descanso que se merece. Aquí estoy, dolorida y agotada, frente a la pantalla del ordenador. Esta noche no voy a rebelarme contra mí misma, contra mi ineptitud para conciliar el sueño. De nada sirve sublevarse contra aquello que supera a las fuerzas, tratar de resolver lo insoluble. Desisto en mi enfrentamiento porque el enemigo es demasiado fuerte. He decidido transigir con mi insomnio y convertirlo en mi confidente; escribir hasta la extenuación en vez de revolverme en la cama y castigar a mi pobre cuerpo.

Zambullida

Estas palabras son mías. Las escribí hará unos seis años; eran el comienzo de una supuesta novela y ahora, en esta nueva noche de vigilia, se me ha ocurrido recurrir a ellas. No trato en este caso de resolver lo insoluble; no es la inquietud la que altera mi descanso: es la emoción. Este blog me hace vibrar de día y de noche; y como tengo la costumbre de vivir cada experiencia al límite y padezco, por añadidura, hiperactividad cognitiva, el sueño me ha abandonado. Y aquí sigo funcionando y eso que, a causa del cansancio a duras penas puedo ya ver.

Anuncios

Una respuesta to “Insomnio”

  1. Jornada de ojos abiertos « Zambullida's Blog Says:

    […] descansar ni un solo instante. El sueño, como de costumbre, me ha abandonado a mi suerte. El insomnio, en mi caso, entraña graves peligros: me supone, nada menos, que enfrentarme a mi mente que […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: