Rosas

Hoy he amanecido de nuevo con la garganta dolorida. Esta noche, a diferencia de anteayer, no olvidé encender el radiador sino que, conforme dormía, el edredón, el viejo edredón de guata escocés, se me fue escurriendo de suerte que pasé la noche con una sola manta y una ligera colcha blanca. Este viejo cubrecama, lleno de enganchones, el que mi abuela  me regaló en vida, es de seda, de ahí que los tejidos se deslicen sobre él. Supongo que tendré que guardarlo y añadir una manta más a mi cama. Tan pronto me he levantado, me he abrigado y, en vez de desayunar, como es mi costumbre, he salido al jardín a echar un vistazo a las rosas. Sé que ya no florecerán más, pero suspiro por esos capullos que brotaron y que ahora, con las heladas nocturnas, temo perder. Antes,  cuando las rosas eran todavía muy jóvenes y apenas habían desplegado su belleza, ni me atrevía a tocarlas; se me antojaba un sacrilegio. Ahora, en cambio, en cuanto veo que un capullo logra abrirse y tomar un poquito de forma, lo corto y lo pongo en agua. Nunca había tenido tantas rosas en la casa. Hay algunas de pétalos muy finos que apenas desprenden fragancias y en seguida se ponen fláccidas. Otras, mis preferidas, son suaves también, pero de pétalos gruesos: Cuando se abren emanan aromas delicados que envuelven las estancias y adquieren unas formas tan hermosas que hasta parecen de mentira. Esta mañana he puesto a aquellas flores más chicas  en pequeños recipientes que luego he distribuido por el suelo del comedor, la zona más soleada de la casa. Y allí las tengo, tomando el sol, y con la esperanza puesta en que el calor expulse de ellas el frío y el estupor, porque acostumbradas a la templanza de hace tan sólo una semana, este frío las ha cogido, como a todos, por sorpresa. El sábado pasado osé pedirle a Dios que salvara esos capullos, que por las noches exhalara sobre ellos su aliento para protegerlos de esa intemperie  de  no sólo no se anda ya con miramientos sino que se ha vuelto despiadada.

About these ads

18 comentarios to “Rosas”

  1. joaquinsarabia Says:

    Oh vida misteriosa ¿acaso las flores me entienden? vida misteriosa los animales nos conocen ¿y las plantas?, parece que si, paro por favor que nadie lo sepa ¡me tomarian por loco! :) .

  2. winnie0 Says:

    Hoy me quedo con que hablas de mantas y de rosas…y yo uno ambas en el frío…En casa mis flores me dan calor y la manta que era de mi madre cubre mi cama….Un beso Zambu

  3. ANGELO Says:

    Una entrañable entrada, donde hablas de rosas, de jardín.Guau. Me imagino la escena y siento envidia de ella. Yo gran amante de las plantas y flores debo conformarme con tenerlas en casa. (Llena de ellas)Disfruta de poder gozar de tu jardín. Me ha encantado el post. Un saludo

  4. guelgar Says:

    Disfrutar con la belleza de la naturaleza y de las flores es algo ,que solo muy pocos saben apreciar,y es maravilloso sentir felicidad por ver las plantas o las flores es la vida que se abre paso,y si quieres evitar que se hielen los capullos pon le una bolsa de plástico por encima a los capullos y los podrás coger ,hincha la bolsa y atala al tallo con una goma.

  5. NYC,1989 Says:

    al final vas a ser una experta en jardineria. que se mejore tu garganta. un besazo

  6. LAMBERTUS CEGATUS Says:

    ZAMBULLIDA, COMO ES POSIBLE QUE TENGAS ESA IMAGINACION Y QUE ESCRIBAS ESTOS ARTICULOS CON TANTA GRESCURA Y DELICADEZA, ME ENCANTA Y APARTE TE DIRE QUE CUIDADO CON LA GARGANTA Y ABRIGARSE TOCAN. AQUI EN JARAFUEL TAMBIEN NOS HA CAIDO ESE FRIO INTENSO MAÑANERO QUE TE GACE TIRITAR, TAMBIEN Y ES ALGO IMPORTANTE ¡DESAYUNA! VALE, UN ABRAZO

  7. zambullida Says:

    @ Joaquín: Yo, desde luego, no te tomaría por loco.

    @ Winnie: Las flores dan “calor”. El caso es que yo hasta hace bien poco había prescindido casi por completo de ellas. Lo que es la vida. Hoy he dormido con doble manta.

    @ Angelo: Gracias, amigo. El jardín es una bendición, aunque cuando vienen los fríos se disfruta poco. Un saludo.

  8. zambullida Says:

    @ guelgar: Gracias por el consejo. Sí que se me había ocurrido lo de la bolsa de plástico. Lo que no sabía es que tuviese que hincharla previamente y atarla con una goma.

    @ NYC: El día que tenga mi propio hogar espero tener un inmenso jardín. Ya te invitaré a conocerlo.

    @ LAMBERTUS: GRACIAS, AMIGO. TE DIRÉ QUE EL DESAYUNO ES PARA MÍ SAGRADO; NUNCA PRESCINDO DE ÉL, NUNCA, SÓLO, COMO EN EL CASO DE AYER, LO POSTPONGO. CUANDO TENGO QUE HACERME ANÁLISIS E IR EN AYUNAS, LO PASO FATAL. EN CUANTO ME SACAN LA SANGRE, ME ACERCO A UNA CAFETERÍA Y ME PONGO MORADA.

  9. Caro Pé Says:

    Pronto comenzará el invierno por tu tierra … y aquí el verano, bah falta un poco el 21 de diciembre…Igual por lo que contás parace que el frío ya se hace sentir bastante por allí.
    Un gran Saludo Zambullida!

  10. Lisset Says:

    Si hay algo que me encanta es un jardín. He creado varios y ahora tengo la oportunidad de crear uno nuevo aún cuando echo mucho de menos los viejos. Pasé no hace mucho por uno de ellos, en una casa anterior y el nuevo dueño se deshizo sin miramientos de mis 25 rosales, cada uno de un tipo distinto, los arrasó y ha puesto olivos y palmeras en su lugar… sé que aquí no hay mucha agua, que en realidad es algo inteligente que hacer, pero no pude evitar llevarme un disgusto al no verlos. Eran tan grandes, tan bellos y poderosos… y yo nunca tenía valor de quitarle las rosas, a menos que fuera cuando ya estaban secas y marchitas, me gustaba mirarlos por la ventana, tocar los distintos tipo de pétalos y disfrutar de sus maravillosos y tan extraños olores…Te entiendo, ¿Qué más puedo decirte?

  11. Holle Frank Says:

    Hola Zambullida, aproveche por dos semanas la luz de Andaluzia y mucho mas!
    Volviendo en casa vi unas rosas en mi jardin que se habian abierto tras de la lluvia y el frio aqui. Me sorprendi. Pues participamos en la misma alegria sobre aquellas flores que tienen tanto animo.

  12. Emily Says:

    Me alegro que estés otra vez por aquí, te echábamos de menos. Bonito post, y a pesar del frío que ha venido de repente, el texto me parece muy cálido. Un beso y sigue cuidando tus rosas.

  13. Ernesto Says:

    Rosas, mantas, edredones y tus cálidas palabras ponenla nota de calor para las frías mañanas de otoño.

    Un beso.

  14. zambullida Says:

    @ Caro Pé: Durante el día el sol calienta todavía con fuerza, pero las noches son terroríficas y algunas hasta hiela.

    @ Lisset: Yo, en tu lugar, también me hubiera llevado un buen disgusto. Mis rosales no son altos ni poderosos; son viejos, están muy descuidados y algunos andan medio enfermos, pero, pese a ello, son bellos.

    @ Holle: ¡Qué gusto tenerte de vuelta! ¿Qué mejor regalo, después de un largo viaje, que dos nuevas rosas?

  15. zambullida Says:

    @ Emily: Gracias, amiga. Seguiré mimándolas, descuida. Espero que te encuentres mejor.

    @ Ernesto: Si he logrado “calentarte” el ánimo un poquito, me doy por satisfecha. Un beso.

  16. tomae Says:

    Zambu!! me encantó esa ducha con cerveza en la cabeza, pienso que fue una buena solución…había mucha espuma? creo sinceramente que es un buen suavizante…esto…¿esto era una entrada de cerveza? uys! si es de rosas!…perdona el despiste! bueno, tú hablas tanto de rosas, como de capullos y no entiendo a que viene ese cuento…
    Zambu, si me permites no dejes el antojo de tus sueños a la suerte del interruptor de un radiador, o a un viejo edredón, a lo mejor la solución de tus dolores de garganta pasa por una calefacción de gas natural, y un buen desayuno matutino…

    Un fuerte abrazo!

  17. A.B. Says:

    Hola zambullida
    Las flores nos recuerdan que existe algo mucho más grande que nosotros y que el ciclo de la vida continúa estemos nosotros o no. Afortunadamente tú te tomas el tiempo para contemplarlas y cuidarlas, una excelente compañía junto a tus edredones para descansar plácidamente rodeada de olores frescos.
    Te mando un abrazo.

  18. zambullida Says:

    @ tomae: Tengo una hermosa calefacción de gas propano ( vivo en el campo; aquí no llega el gas natural) y, además, una nueva caldera, pero gasta en demasía. Así que hasta que el frío no sea glacial, la encenderé de vez en cuando para dar un calentón y poco más. La casa en la que vivo, por si no lo sabías, tiene más de 200m2 y en algunas estancias los techos alcanzan 3m y medio. Las ventanas no cierran bien y, para protegerme del frío nocturno, tengo un corcho azul en el cristal en mi dormitorio. Es una casa de verano, muy, muy vieja. El desayuno es, por cierto, mi comida favorita. Antes hasta me hacía huevos y todo y me levantaba media hora antes sólo para prepararlo; ya no.

    Entiendo que lo de los capullos pueda despistar.

    Gracias por visitarme.

    @ A.B.: Ya no concibo la vida sin flores. Ahora, en cuanto se acaben las rosas, tendré que buscarme un sustituto. Estoy en ello. He visto unas ramas de granado preciosas… Ahora recuerdo que tengo que buscar una vieja jarra de cerámica que guardé en alguna parte. Un abrazo otoñal.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 389 seguidores

%d personas les gusta esto: